PRESENTACIÓN: BRECHA DIGITAL DE GÉNERO EN MÉXICO

¿Qué es el acceso a internet?

¿Por qué las mujeres estamos menos conectadas?

En el marco de las campañas electorales en México, Derechos Digitales presenta una investigación sobre la brecha digital de género en México junto con la organización Web Foundation. Hasta ahora ninguno de los candidatos se ha comprometido a mejorar el acceso a internet en el país. El documento y las infografías fueron realizadas por Gisela Pérez de Acha, abogada experta en libertad de expresión y género en el entorno digital.

Este trabajo revela que a nivel mundial, en internet participan más hombres que mujeres, y además, las mujeres con menos recursos económicos tienen un 50 % menos de probabilidad de estar conectadas a internet que los hombres. Algunos de los obstáculos más comunes para lograr el acceso real y efectivo de las mujeres a la tecnología son:

  • · el alto costo de datos y dispositivos que afecta más a quienes ganan menos, en particular a mujeres y habitantes de las zonas rurales,
  • · las barreras culturales y actitudes sociales machistas en torno al acceso(“las mujeres no deben usar internet”)
  • · la falta de tiempo: las mujeres tienen carga doble de trabajo, el doméstico, el relacionado con los hijos y el trabajo laboral profesional,
  • · la autocensura que proviene de la violencia de género en línea
  • · la brecha salarial de género disminuye la habilidad que las mujeres tenemos que poder pagar acceso a internet, y
  • · la falta de educación y conocimiento.

Con esto en mente, según Derechos Digitales, el gobierno mexicano sale reprobado con una calificación del 52%. En México el 51.5 % de las mujeres tenían conexión a internet en 2016, inclusive por encima de los hombres cuya cifra estaba en 48.5%. Sin embargo, la revolución de las tecnologías de información y comunicación aún no está transformando la vida de las mujeres. La brecha digital aún existe, porque tener “acceso” es mucho más que WiFi en una computadora o datos en el celular.

Hay acceso a internet cuando la red sirve como una herramienta para aprender y conocer; cuando como mujeres podemos pagarla sin abandonar otras prioridades; si tiene contenidos que nos interesen y sean relevantes para nosotras; si podemos producir y co-crear estos mismos; si un espacio seguro para compartir y disentir, en comunidad, en su propio idioma. El informe también refleja la opinión y experiencia de expertas de la sociedad y miembros de Internet es Nuestra: Artículo 19, la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones, Luchadoras, R3D, Rhizomática y Social TIC.

Las expertas concluyeron que la mayoría de las mujeres mexicanas no usan internet como una herramienta de poder, para la igualdad y para la libertad. Las estrategias como “Código X”, una serie de eventos a lo largo del año que buscan promover la participación de las mujeres en la tecnología, toman las zonas urbanas como punto de partida sin tomar suficiente consideración de los sectores rurales. Además, las realidades que viven las mujeres indígenas de zonas rurales y menores ingresos, no están reflejadas ni en políticas públicas ni en las estadísticas mismas. Para Paulina Gutiérrez de Artículo 19, en comunidades tales como Tabasco y Chiapas “tener un dispositivo o tener acceso a una herramienta tecnológica con conectividad no significa que haya un acceso sustancial”.

En cuanto a la iniciativa “México Conectado”, la organización Data 4 duda que haya contribuido a contraer la brecha digital. Adicionalmente, esta iniciativa no incorpora una perspectiva de género en la recolección de datos o aplicación de políticas públicas. Respecto al rol de las mujeres en el campo de la tecnología, en el nivel más alto del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) solo el 22% eran mujeres en el 2012. En promedio, 8% de las niñas eligen carreras en computación o ingeniería en contraposición al 27% de los niños.

Para la ONG Derechos Digitales, el empoderamiento de las mujeres no ocurre en casillas separadas denominadas “fuera de línea” y “en línea”, sino que requiere un progreso en varios frentes a la vez.

“Uno de los más grandes problemas es la violencia de género en línea, pues conduce a la autocensura”, afirma Pérez de Acha, “mientras las autoridades responsables de resolver estos casos generalmente sigan ignorando o minimizan las denuncias, responsabilizando a las víctimas y/o sugierendo como solución cerrar las cuentas de redes sociales, no habrá ningún progreso.” Si la desigualdad es estructural, poco podrá cambiar.

Abordar la brecha digital de género es fundamental para realizar los importantes beneficios potenciales que internet puede aportar a las mujeres, sus comunidades y la economía en general. Por lo mismo, las organizaciones de la sociedad civil recomiendan al gobierno mexicano cinco puntos a seguir en términos de políticas públicas: 1) evaluar y reformar México Conectado desde una perspectiva de género; 2) terminar con la violencia de género en plataformas digitales; 3) hacer énfasis en la construcción y modernización de la infraestructura de internet y habilitar legalmente el uso de redes comunitarias; 4) priorizar la educación digital en todas las escuelas y comunidades; 5) crear programas de empoderamiento digital para las mujeres.

El gobierno mexicano debe tomar cartas en el asunto. De otra forma, los beneficios de la conectividad seguirán siendo aprovechados principalmente por hombres profundizando las desigualdades existentes.

El informe completo se puede descargar y consultar en derechosdigitales.org el 3 de abril de 2018 (embargado para publicar hasta el 5 de abril)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *